Desde los comienzos de la fotografía digital, y podríamos remontarnos a 1.975, donde Kodak sacó su primera cámara digital, patentándola como la primera del mundo, la fotografía digital ha dado grandes pasos. A través de estos tiempos, hemos visto como los principales fabricantes han ido desarrollando en sus departamentos de I+D la tecnología que llevan nuestros equipos actuales, consiguiendo así una notable evolución en cuanto a los sensores, resolución, enfoque, velocidad, y la relación ruido/ISO,.... disponiendo en la actualidad de equipos con características técnicas que años atrás eran impensables.

Actualmente nos encontramos ante otro cambio significativo en la evolución de la fotografía. Hace ya algunos años que llevamos viendo, escuchando y probando las cámaras mirroless, tambíen conocidas como cámaras sin espejo. Estas han llegado a nuestras vidas y parece ser que han llegado con idea de quedarse y desbancando a las dslr actuales, o al menos, esa parece ser la tendencia, y es muy probable que al final todos acabemos con un cuerpo mirrorless, pero a día de hoy, ¿es superior la tecnología de estos equipos frente a las dsrl?, si me tengo que comprar una cámara hoy, ¿me compro una dslr o una mirrorless?.
Hay fabricantes que llevan varios años apostando por este mercado, como es el caso de PANASONIC, SAMSUNG, FUJIFILM o SONY, y recientemente se han apuntado dos grandes de la fotografía como es CANON con su EOS-R, y NIKON con sus Z6 y Z7, pero ¿qué diferencia existe realmente entre un cuerpo de una mirroless y una dsrl?, analizaremos algunas cuestiones para tratar de ver pros y contras, y para ello trataremos de hacerlo, basándonos en dos cuerpos full frame (fotograma completo) actuales, que puedan estar equiparados en cuanto a nivel de prestaciones como pueda ser las Nikon Z7 y D850.

1. Peso y Tamaño.
Evidentemente este es uno de los aspectos significativos entre ambas tecnologías, las diferencias en el tamaño y peso es considerable cuando las comparamos, en el caso de una Z7 estaríamos hablando de 675 gr., frente a los 1.005 gr. de la D850, esto se traduce en que si vas a tener unas largas sesiones de cuerpo en mano, puedas notar diferencia entre llevar un cuerpo u otro, y quizás sea un condicionante. También es verdad que un cuerpo de esta gama para sacerle todo su potencial, pide ópticas luminosas y estas son sinónimo de grandes y pesadas, para lo cual, el disponer de un cuerpo de mayor volumen, puede ser un extra a favor en el agarre del conjunto. Por otro lado, deberemos de tener presente antes de adquirir un cuerpo mirrorless, las ópticas que tengamos, dado que la bayoneta del cuerpo cambia, lo cual nos obligará, o bien a cambiar dichas ópticas, no habiendo a día de hoy, una gama extensa de las mismas, o bien montar las lentes actuales que dispongamos, mediante el empleo de un adaptador, con el consiguiente aumento de peso y volumen del conjunto. Por lo tanto, y a modo de conclusión, podemos decir que este, es un aspecto muy personal y que puede haber partidarios de reducir el peso, mientras que otro sector, puede estar más a favor de la ergonomía en cuanto al agarre. Mi opinión, y partiendo de que es muy personal, a mí me gusta sentir la cámara en la mano, me gusta el volumen y el agarre.

2. Ópticas.
Otro aspecto fundamental a la hora de plantearse la compra de un sistema u otro, es pensar en el tipo de ópticas que necesitaremos, o que poseamos en la actualidad, dado que actualmente no hay una oferta muy amplia de lentes para cuerpos mirrorlees, quizás porque este sistema sea aún novedoso o bien porque el mercado potencial para este sistema aún es bajo. Aparte, tenemos que tener en cuenta que así como para las dsrl, tenemos amplia variedad de fabricantes no nativos, como ZEISS, TAMRON, SIGMA,.... en el caso de las mirrorless, tendríamos que recurrir a lentes del propio fabricante, siendo a día de hoy lentes con peor luminosidad que las fabricadas para cuerpos dsrl. Esto nos obliga, si quieres lentes específicas con una luminosidad baja y concreta, tener que comprar lentes FX y montarlas con el adaptador (FTZ, en el caso de las Nikon Z6 o Z7), y a pesar de que Nikon asegura no perder nada de calidad, es otro elemento más colocado entre la lente y el sensor, y yo siempre he sido de la creencia que todo lo que se le añada a la lente por delante o por detrás algo la perjudica. Ahí lo dejo, y cada uno que saque sus propias conclusiones.

3. Calidad de imagen.
En este apartado hay que tener claro, que la comparación la debemos realizar con modelos de similar gama y sensor, es decir, no se puede comparar un sistema con formato APS-C y el otro con formato FULL FRAME, porque es obvio que la Full Frame se llevaría la palma por el hecho del tamaño del sensor, siendo su resolución mucho mayor y por consiguiente su calidad de imagen.
En el ejemplo de este artículo, comparando la D850 con la Z7, y al tratarse de dos modelos Full Frame, no deberían de existir diferencias en cuanto a la calidad de imagen. No obstante, es un hecho, que la tendencia en cámaras sin espejo es montar sensores más pequeños, optando a una resolución inferior y una relación señal/ruido más pobre.

4. Enfoque automático (autofocus).
El modo en que se basan para realizar el enfoque automático es otra de las diferencias claras que hay entre los dos sistemas, mientras los sistemas réflex emplean el enfoque por detección de fase, siendo un sistema rápido y muy eficaz en el seguimiento de sujetos, las mirrorlees, en su comienzo apostaron por un sistema de enfoque por contraste, siendo en la actualidad, una mezcla de ambas tecnologías, la que controla el autofocus de las actuales mirrorlees.
Podríamos decir que en sus comienzos las mirrorlees estaban por detrás de las dslr, pero esta distancia se va acortando con la aparición de los modelos más actuales. Y aunque es un hecho que no tardando mucho estas puedan llegar a superar a las dslr, a día de hoy, los modelos tope gama de las réflex, son los equipos que mejor enfocan, siendo los elegidos por profesionales del mundo del deporte y acción.
​​​​​​​

5. Visor.
Otro aspecto esencial a destacar en las diferencias entre ambos sistemas, es el sistema de visor que montan. Mientras que los modelos réflex montan un visor óptico o visor directo transmitiendo la imagen mediante el empleo de espejos y prismas, en el caso de las mirrorlees, para visualizar cual será la toma, emplean bien la pantalla LCD trasera o un visor electrónico.
Entre las ventajas a destacar de un visor óptico están; imagen real y nítida, no modificada ni tratada, la imagen es en tiempo real, es decir sin ningún tipo de retraso en el tiempo, al final un visor óptico es como si estuviéramos mirando directamente con nuestros propios ojos. Por otro lado, decir que los visores ópticos gestionan mucho mejor, contrastes entre luces y sombras o situaciones con alto rango dinámico.
A favor del visor electrónico, puntualizar que la escena que vemos a través del visor, es la que está recibiendo el sensor, siendo el visor una copia del sensor. Otra ventaja del sensor electrónico es la gran cantidad de información que nos ofrece respecto al visor óptico, e igualmente destacar que, así como en el momento que se realiza la toma a través de un visor óptico perdemos la visión, en el caso del electrónico está no se pierde.

6. Autonomía.
Esta característica cobra mucha importancia, dependiendo del uso que vayamos a dar a nuestra cámara, siendo punto a favor para las dsrl en las que, si nos limitamos hacer las fotografías a través del visor, la duración de las baterías es muy superior a una mirrorless. Concretamente comparando los dos modelos del ejemplo de este artículo estaríamos hablando de aproximadamente 330 disparos para la Z7, frente a los aproximadamente 1.840 de la D850. Si bien es interesante disponer de más de una batería en cualquier equipo, en el caso de las mirrorlees, esto se hace indispensable.
Aparte de todos los aspectos puntualizados hasta ahora, si vamos hacer video tendríamos que valorar este punto, dado que puede haber diferencias, normalmente las mirrorlees en video suelen ir un paso por delante, siempre dependiendo de modelos, en el caso del ejemplo de este artículo, ambas graban en 4K y 8K en modo time-lapse.
También la velocidad de disparo puede ser otro punto a valorar, donde las mirrorlees tienen ventaja, ayudado por la ausencia de espejo, consiguiendo así más disparos por norma general que una dsrl.
En cuanto a precios, decir que depende las necesidades y nivel de conocimiento tengamos. Si estamos hablando de cámaras de iniciación, está claro que una réflex va a ser mucho más económica, podemos disponer de cámaras entre los 400 - 500 €, cosa que si nos decantamos a una mirrorless deberíamos de irnos a 700-1.000 €. En cámaras de gama intermedia las mirrorlees, andan por encima en cuanto a precio, pero no con las diferencias que se acusan en la gama de iniciación. Y ya si nos vamos a cuerpos Full Frame profesionales las diferencias son nulas o incluso el precio puede ser más elevado en cuerpos réflex. En el caso concreto de los dos cuerpos de referencia para este artículo, estaríamos hablando de aproximadamente 3.299€ para la Nikon D850, frente a los 3.699€ de la Nikon Z7 + adaptador FTZ (para hacer polivalentes las ópticas FX), todo esto es subjetivo a la tienda o comercio de adquisición. ​​​​​​​
C O N C L U S I O N E S
Es difícil aconsejar cual es la mejor elección, pero es muy importante pararse a pensar antes de hacer la elección, y saber qué tipo de fotografía queremos hacer, y así, determinar las ópticas que necesitamos o disponemos y la polivalencia con el nuevo cuerpo que compremos.
También es importante conocer nuestro nivel de exigencia y conocimiento, tratando de dimensionar nuestra nueva adquisición a nuestro nivel.
Y por último nuestro bolsillo, este es el que en la mayoría de las ocasiones habla, nos pone los pies en el suelo y nos aclara las dudas que nos hayan podido quedar.
Mi opinión personal, hace poco me cuestioné entre la Nikon Z7 y la D850, decantándome finalmente por la D850, razones, pues varias, entre las que destacaría principalmente dos;
La ergonomía, siempre me ha gustado sentir la cámara en mano, me gusta volumen y un buen agarre, el peso para mi pasa a un segundo plano, porque no soy profesional y porque no voy hacer grandes sesiones de cámara en mano, pero aparte, porque no entiendo que diferencia en cuanto a peso se puede acusar, entre una Z7 + adaptador FTZ + nikkor 70-200 mm., frente a una D850 + nikkor 70-200 mm., en un conjunto como este, yo valoro más un buen agarre y ergonomía, que la diferencia en pocos gramos que pueda haber y un peor agarre del conjunto.
Las Ópticas, con las que cuento, son lentes, con gran potencial tanto en calidad como en luminosidad y que a día de hoy no dispongo en formato mirrorless, lentes que si quería seguir manteniendo, tenía que montarlas a través de un adaptador, equiparando así los pesos de los cuerpos, y desde mi punto de vista restándole prestaciones a la lente.

Buena Luz,